El transporte público, la deuda pendiente con la sociedad yucateca.

Breve análisis sobre las unidades de transporte público en Mérida. 

por Freddy I. Moo Mendoza.

 

Con la actual situación en materia de transporte público, resulta pertinente compartir una serie de artículos relacionados al tema de transporte público urbano en Mérida. Las pocas acciones por parte de la Dirección de Transporte del Estado de Yucatán (DTEY) y la insistencia de los concesionarios al exigir el aumento a las tarifas de transporte público han llevado a hacer los siguientes cuestionamientos ¿cómo se encuentra el transporte público?, ¿es justificable el aumento?, ¿qué mejoras han realizados los concesionarios? Es a partir de las anteriores preguntas que se decide hacer una revisión detallada de la situación actual del Sistema de Transporte Público en Mérida.

Para la elaboración de este análisis se realizaron entrevistas, verificaciones en campo y solicitudes de información a la DTEY a través del portal de transparencia (INAIP Yucatán). Una vez obtenida la información, se procedió a la revisión de los datos. Hablar de este tema es tan extenso, que es pertinente dividir su análisis en varios segmentos. En este primer segmento se aborda la pieza con la que se materializa el sistema de transporte: el vehículo de transporte público, llámese autobús o vagoneta.

Recordemos que Mérida es una ciudad con escasa planeación territorial, lo que ha llevado a un modelo de ocupación en 3D (Distante, Disperso y Desconectado). Este modelo se caracteriza por una estructura urbana fragmentada, desproporcionada y cada vez más distante entre zonas urbanas, agudizando la desigualdad social, la segregación espacial y generando altos niveles de contaminación (CTS EMBARQ, 2012).

De acuerdo a la DTEY (2017), en el centro de la ciudad de Mérida se concentra el 97.5 % del parque vehicular destinado al servicio de transporte público de pasajeros, el cual se conforma de un 82.7% de autobuses y un 17.3% de taxis colectivos, dando un total de 1275 vehículos. El 2.45% restante corresponde a los circuitos existentes en la ciudad con un parque vehicular estimado de 175 conformado por un 85.1% de autobuses y 14.9% colectivos y/o similares.  

Gráfica 1.- Vehículos y su uso en sistema de transporte público. elaboración propia, 2017.

La información proporcionada por la DTEY desagrega el total de las marcas usadas para el transporte público, siendo las más comunes MASA, Mercedes Benz, DINA, International, Nissan o Volkswagen. También empresas como AYCO (Autopartes y Componentes, S.A de C.V.) se encargan de fabricar carrocerías empleando chasis y componentes de Mercedes Benz e International, con lo cual se produce los modelos más populares en el transporte urbano, entre ellos destacan el Zafiro instalado sobre el chasis MBO de Mercedes-Benz (Modelo Boxer), el International 4700 SCD; así como el autobús Sigma, con chasis chato y motor delantero y el Cosmopolitan (Rodríguez, 2014).

Gráfica 2.- Total de marcas usadas para el transporte de pasajeros en Mérida, elaboración propia a partir de información de la DTEY 2017.

Como se observa en la gráfica 2, el 65 % de los 1275 vehículos son autobuses al servicio al transporte de pasajeros son de la marca Mercedes Benz, El 8% del total de vehículos corresponde a la marca International con un total aproximado de 117 autobuses; El 6% de autobuses corresponde a la marca DINA entre los cuales destacan los modelos RUNNER. El 21% restante corresponde a colectivos que se destacan las marcas Nissan, Ford y Volkswagen.

Ilustración 1.- Modelos de autobuses aplicados para el transporte público de pasajeros, elaboración propia 2017.

Estos autobuses tienen características similares en el tipo chasis, motor, dimensiones y número de asientos, ver ilustración 1. El chasis consiste en una estructura que da forma y brinda rigidez a un vehículo, actualmente el empleado para el transporte de pasajeros consiste en uno con forma de “C”, usado en vehículos de carga al cual se adapta una carrocería para el servicio de transporte público, ver ilustración 2 (A.N.P.A.C.T.A.C., s.f.). El uso de este tipo de chasis para el servicio de transporte en Mérida ha vuelto poco confortable el uso de los autobuses, además de limitar el acceso al servicio ya que los elementos del vehículo son inadecuados para la transportación de personas con alguna discapacidad, adultos mayores, niños y mujeres embarazadas (Vega, 2006).

Ilustración 2.- Ejemplo de chasis empleado en los vehículos dedicados para el transporte de pasajeros.

Al ser un marco rígido y contar con un sistema de suspensión mecánica trasmite las vibraciones derivadas del rodamiento hacia la carrocería y finalmente a los pasajeros. Otra de las características que restan confort es la altura entre la superficie de rodamiento y el piso del autobús, se observan alturas promedio de 1.10 metros y en la carrocería la puesta de escalones que “facilitan” el ascenso y descenso del autobús desde la superficie de rodamiento al piso de la carrocería, ver ilustración 3.

Ilustración 3.- Ascensos y descensos de autobuses con escalones.

Si bien en la Ley de Transporte del Estado de Yucatán hace mención de la obligación de la DTEY de expedir certificados de capacidad, dimensiones y medidas, en ninguna parte de la misma, ni su reglamento enfatizan la necesidad de implementar el uso autobuses con características necesarias para el acceso de personas con discapacidad temporal o permanente, simplemente deja a consideración y recomendación, la adaptación de los vehículos o señalar asientos preferentes. En lo referente a los taxis colectivos o “combis” la situación es similar, se emplean vehículos dedicados para el transporte de carga de menores dimensiones, los cuales, tras la adaptación de asientos y elementos para el servicio de transporte público, entran en servicio.

El uso de este tipo de vehículos para el transporte público es una clara violación a los derechos humanos y a lo descrito en la Ley para la Protección de los Derechos de las Personas con Discapacidad del Estado de Yucatán y en La Ley de Transporte del Estado de Yucatán, al seguir promoviendo el uso de vehículos con nulas adecuaciones en materia de accesibilidad universal.

Aunado a la importancia de las características estructurales y mecánicas del transporte público en Mérida, otro de los elementos importantes para un sistema de transporte eficiente y sostenible es la temporalidad de los vehículos. El desconocimiento de la fatiga de los componentes estructurales, mecánicos y el desgaste de los componentes de dirección, suspensión y demás elementos son motivos suficientes de preocupación, ya que vulneran la seguridad vial.

De los 1,275 vehículos dedicados al servicio de transporte público en la Zona Metropolitana de la ciudad de Mérida, el 58% tienen una antigüedad mayor a 12 años, tiempo máximo de los vehículos para la prestación de servicio de transporte suburbano y urbano de acuerdo a lo indicado en el artículo 128 del Reglamento de la Ley Transporte del Estado de Yucatán.

Gráfica 3.- Porcentaje de vehículos aptos para ofrecer servicios de transporte público.

Lo anterior significa que, si se aplicara cabalmente el artículo del citado reglamento, más de la mitad de vehículos no deberían estar en circulación. Sin embargo, la realidad es distinta. Al día de hoy, es posible observar vehículos deteriorados y con adaptaciones mecánicas o estéticas para la prestación del servicio, lo cual, no solo pone el peligro al chofer y a los pasajeros, sino también generan un alto impacto ambiental por las características del motor, los componentes y los sistemas obsoletos de mitigación de gases.

Ilustración 4.- Características de los vehículos mayores a 12 años.

Los combustibles de los vehículos de transporte urbano contribuyen decisivamente a la polución atmosférica que ocasiona una mortalidad que casi triplica la de los siniestros viales. Los autobuses de transporte urbano consumen combustibles menos refinados que los de gasolina y generan mayores concentraciones de NOx, SO2 y partículas finas y ultrafinas (Schifter & López, 1998).

Si se conoce las potenciales afectaciones a la salud, al ambiente y la calidad de vida de los habitantes de Mérida, ¿Cómo se justifica la presencia de vehículos obsoletos y altamente contaminantes? La respuesta es sencilla y a la vez preocupante, el Articulo 130 del Reglamento de la Ley de Transporte del Estado de Yucatán dice:

ARTÍCULO 130.- La antigüedad a que se refieren los dos artículos anteriores (Art. 128 y Art. 129), se entenderán referidas a la antigüedad del motor de los vehículos, la que se obtendrá de la fecha de fabricación o reconstrucción del mismo. En todos los casos, la carrocería y los demás componentes de los vehículos destinados al servicio de transporte deberán estar en adecuado estado de conservación y no representar riesgo alguno para los usuarios.

Lo expresado en del artículo 130 del Reglamento de la LTEY significa que a pesar de la mala calidad de los vehículos a los concesionarios no se les puede obligar a retirar las unidades, ya que con motores reconstruidos o la puesta de “nuevos” motores aún pueden circulando por la ciudad, aunque estos afecten la prestación del servicio de transporte.

Con lo anterior, resulta necesario generar verdaderas acciones para la mejora paulatina del sistema de transporte público. Se entiende que es un proceso complejo pero que con la concreta disposición y voluntad política, se puede mejorar el modelo de transporte público para hacerlo sustentable y accesible.

Entre las recomendaciones destacan:

  • Aplicación correcta de las leyes y reglamentos en materia ambiental, accesibilidad y administración del transporte público de la ciudad de Mérida.
  • Actualizar y robustecer la Ley de Transporte del Estado de Yucatán y su correspondiente reglamento, modificando los artículos que correspondan a las características de los vehículos, los tiempos de vida laborable, inclusión social, responsabilidad social y sustentabilidad.
  • Considerar la oferta de empresas especializadas en la venta de vehículos dedicados al transporte público de pasajeros con pisos bajos, espacios adecuados para personas con alguna discapacidad permanente o temporal, mantenimientos más económicos y motores más eficientes en el control de contaminantes derivado de emisión de gases o líquidos.

Bibliografía

A.N.P.A.C.T.A.C. (s.f.). Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones, A.C. Obtenido de http://anpact.com.mx/glosario.php

Rodríguez, D. (12 de Septiembre de 2014). Obtenido de Revista Transporte y Turismo: http://tyt.com.mx/pasaje/ayco-producira-4000-unidades-en-2015/

Schifter, I., & López Salinas, E. (1998). Ciencia para todos. Obtenido de http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/159/htm/sec_8.htm

Vega Pindado, P. (2006). El Instituto de Mayores y Servicios Sociales . Obtenido de http://www.upv.es/contenidos/CAMUNISO/info/U0528801.pdf

World Resources Insitute. (2012). Obtenido de http://www.wrirosscities.org/sites/default/files/Gu%C3%ADa-DOTS-Comunidades-Urbanas_EMBARQ.pdf

DTEY, Dirección de Transporte del Estado de Yucatán, 2017. Mérida, Yucatán, México

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.