La crisis en las rutas de transporte público.

Dando continuidad a los artículos en materia de transporte público, en esta ocasión se hará un análisis de las rutas y su impacto en la ciudad de Mérida.

La ruta se define como el recorrido que realiza un vehículo acondicionado para la prestación del servicio de transporte de personas de un punto a otro, transitando sobre las vialidades que forman parte de la traza urbana de la ciudad. Diversos autores definen y clasifican la ruta de acuerdo a su forma y características. Molinero y Sánchez (2005), clasifican las rutas de la siguiente manera:

Radial: Es aquella ruta que va del centro urbano a la periferia de la ciudad para luego regresar al punto de partida. Es el tipo de ruta más común y casi todas las ciudades se han desarrollado en función de esta configuración. Es propia de ciudades pequeñas y medias.
Diametral: Resulta de la fusión de dos rutas radiales que conforman una nueva ruta que pasa por el centro urbano conectando dos extremos de la ciudad.
Tangencial: Es la ruta que pasa a un costado de los centros urbanos.
Ruta con lazo en su extremo: Son rutas de configuración radial en la que se presenta un lazo en uno de sus extremos lo que induce a contar con una sola terminal.
Circular: Es la ruta que sirve para conectar rutas radiales y su principal característica es que no transitan por la parte central de la ciudad. Estas rutas pueden ser de tipo anillo o, bien, presentarse en forma de arco o segmentos de círculo que no atraviesen por el centro de la ciudad.

Con base en la información proporcionada por la Dirección de Transporte del Estado de Yucatán (DTEY) a través del portal de transparencia INFOMEX Yucatán (INAIP), se digitalizaron y analizaron un total de 220 rutas y 239 paraderos1. Estos elementos componen y estructuran la red de transporte público de pasajeros de la ciudad de Mérida. En esta red se identificaron dos tipos de ruta, la primera con mayor porcentaje, es la Ruta Radial y la segunda denominada Ruta Circular.


1.- Documentos extraoficiales señalan que en la ciudad de Mérida habría entre 235 y 239 rutas de transporte urbano al año 2016. Sin embargo, para efectos de este trabajo, nos limitamos a analizar la información proporcionada oficialmente por la DTEY.


De acuerdo a dicho informe, existen en Mérida 212 Rutas Radiales los cuales representan 96% del total de las rutas de la ciudad y se caracterizan por ubicar y concentrar paraderos en el centro de la ciudad, en sus trayectos ocupan vialidades primarias y secundarias.

Por su parte, se identificaron 8 Rutas Circulares, que representan tan sólo el 3.70%. A pesar de que todas las rutas circulares reciben el nombre de “circuitos”, tan sólo el “Circuito Metropolitano” es la única que cumple con las características de “circuito” o “anillo”, mientras que las restantes 7 rutas entrarían en la subcategoría de “arcos”, siendo el más conocido el denominado “Circuito Poniente”, que va de la Ciudad Industrial –en el extremo suroeste de la ciudad– al Campus de Ciencias Sociales de la UADY, en el extremo noreste de la ciudad. Para una ciudad cuya zona metropolitana ya rebasó el millón de habitantes (INEGI, 2015), tener un sistema de transporte basado primordialmente en rutas radiales resulta ineficiente e inoperante ante las necesidades de movilidad, la población residente y el tamaño de la ciudad (Molinero & Sánchez, 2005).

De las rutas radiales que componen la red de transporte, el 44% tienen recorridos totales menores a 19 km, el 31% va de 20 a 29 km y el 25% es mayor a 30 km de ida y vuelta desde el punto de partida. En varias zonas de la ciudad se observan que muchas rutas hacen uso de las mismas vialidades en más de la mitad de su derrotero, teniendo ligeras variaciones a medidas que se aproximan a sus destinos finales. El caso más representativo es de las rutas del poniente de la ciudad donde 17 de las 20 rutas que transitan la avenida Jacinto Canek en su totalidad tienen como destino Ciudad Caucel. Una situación similar se presenta en las rutas de la zona norte de Mérida, con 19 rutas que comparten todo el trayecto a lo largo de la Avenida Tecnológico (Calle 60 Norte), (ver ilustración 1).

Ilustración 1.- Vialidades con mayor densidad de rutas. Elaboración propia, 2018. Mérida, Yucatán.

Además del incrementarse los conflictos vehiculares y la congestión en las principales avenidas de la ciudad (Av. Jacinto Canek, Calle 60 Norte y Calle 50), otro problema asociado con las rutas radiales, es el aumento del tiempo de tránsito promedio de cada ruta.

La DTEY estima un tiempo de recorrido promedio de 70 min (1:10 horas), sin embargo, el Observatorio de Movilidad Sostenible de Mérida (OMSM), tras verificar el tiempo de algunas rutas que circulan en la zona de mayor densidad (ver ilustración 2), se constató que los tiempos de recorrido oscilan entre 90 minutos (1:30 horas) y los 135 minutos (2:15 horas). Este incremento en los tiempos de traslado ocasiona al Estado y a los concesionarios oferten un servicio de transporte publico complejo e ineficiente y en el caso de las personas usuarias, el impacto se refleja en la perdida de confort y el no considerar el transporte público como una buena opción para la realización de traslados en la ciudad.

Una de las características del servicio de transporte público en Mérida, es la concentración de paraderos en el centro de la ciudad. La inadecuada planeación de las rutas y la concentración de paraderos provocan que los conductores de autobús no respeten los trayectos asignados y que los usuarios del transporte público caminen de 3 a 4 manzanas para realizar transbordos y llegar a su destino (Ver ilustración 2).

Ilustración 2.- Ubicación de paraderos en el Centro de la Ciudad. Elaboración propia, 2018. Mérida, Yucatán.

Con lo anterior, en el centro el impacto de las Ruta Radiales es mucho mayor, la disposición espacial de los paraderos dentro de una superficie no mayor a 800 m2, la llegada y salida de autobuses, la convergencia de taxis, vehículos particulares, foráneos y el tránsito de peatones provoca zonas de conflicto que se reflejan en el incremento del tiempo de entrada y salida de autobuses, la congestión vehicular, los hechos de tránsito y los siniestros viales derivados de la circulación de vehículos pesados en el centro (Ver ilustración 3).

Ilustración 3.- Zonas de conflicto en el centro de la ciudad. Elaboración propia, 2018. Mérida, Yucatán.

En conclusión, la actual red de transporte público es ineficiente para las características de la ciudad y las necesidades de movilidad de las personas, por lo que es necesario iniciar un proceso de reingeniería vial, que permita la implementación de nuevos tipos de rutas de transporte que beneficien a todos los actores involucrados con el uso y prestación del servicio. Para ello, se debe considerar la optimización de las rutas, de los paraderos existen y generar nuevas propuestas para el centro de la ciudad de Mérida, el cual es un espacio dinámico que incluye las actividades relacionadas con el transbordo que realizan cientos de personas diariamente.

También es necesario agregar a la Ley de Transporte del Estado de Yucatán, especificaciones sobre las características de las rutas, los elementos que permitan su fácil identificación y los detalles necesarios para la evaluación y definición de las mismas.


Bibliografía:

DTEY. (Diciembre de 2017). Solicitud de información a la DTEY. Mérida, Yucatán, México.

INEGI. (2015). encuesta intercensal 2015. Obtenido de Instituto Nacional de Estadística y Geografía: http://cuentame.inegi.org.mx/monografias/informacion/qroo/poblacion/

Molinero Molinero, A., & Sánchez Arellano, L. (2005). Transporte público: Planeación, Diseño, Operación y Administración. Toluca, Estado de México, México: Universidad Autónoma del Estado de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.